Si has pensado en adquirir un dominio propio, el redireccionamiento 301 te ofrece la posibilidad de una migración menos traumática. Se trata de configurar tu vieja página web de forma que cuando lleguen los bots de los buscadores, estos sepan que la página se ha movido definitivamente a una nueva dirección (URL). Mediante este procedimiento, se traspasarán los valores de posicionamiento (SEO) y backlinks que ya disponías en tu vieja URL. Mi recomendación, es que antes de hacer la redirección…

Nunca me ha gustado, ni el mensaje por defecto del Error 404, ni su modificación haciéndolo menos “traumático”. He decidido eliminar el “Error 404” sustituyéndolo por un enlace al sitio. El truco consiste en hacer una redirección 301 a la página de inicio de nuestra web. Para ello debes editar el archivo 404.php de tu plantilla. Borra su contenido y sustitúyelo por el siguiente: <?php header("Location: ".get_bloginfo(‘url’)); ?>